Español    Català

Visitar Nueva York en 5 días

La ciudad de Nueva York es enorme. Concretamente, es la ciudad más poblada de los Estados Unidos y está formada por cinco grandes distritos: Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island. Así pues, cinco días son insuficientes para conocer un lugar de estas dimensiones, pero, si estáis pensando hacer una escapada a la ciudad de los rascacielos, os proponemos un itinerario a seguir para visitar algunos de los principales atractivos ubicados en la isla de Manhattan.

Porque sí, aunque mucha gente considere que es demasiado poco tiempo, es posible disfrutar de Nueva York en 5 días.

Día 1

Acabáis de llegar a Nueva York y estáis alucinando con la altura de todos los edificios que os rodean, el ruido de las calles y la cantidad de gente que va arriba y abajo con enormes vasos de refresco en las manos. Una buena opción para ubicaros y empezar a haceros una idea de donde estáis es subir a la azotea del Empire State Building. En temporada alta, las colas suelen ser interminables, pero disponer de la New York City Pass puede ayudaros a agilizar las entradas a estos sitios tan solicitados.

A continuación, coger la 5th Avenue en dirección norte y después de unos 10 minutos caminando llegaréis a la Biblioteca Pública, que se puede visitar gratuitamente. Detrás está Bryan Park, un oasis de cierta tranquilidad en medio de la caótica ciudad, lleno de quioscos donde poder comprar algo para hacer un picnic a la hora de comer.

Una vez que hayáis recuperado fuerzas, una buena opción es caminar 10 minutos más e ir hasta Times Square, posiblemente uno de los puntos más concurridos y más famosos de la ciudad. Aprovechad para sentaros en la escalinata que hay en uno de sus extremos y contemplad el Nueva York más conocido (y turístico).

Finalmente, esta primera tarde puede ser un buen momento para visitar el MOMA (Museum of Modern Art), alberga más de 150.000 obras de arte fechadas desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. Los viernes por la tarde la entrada es gratuita, pero la cola para entrar y la cantidad de gente que se acumula le restan bastante encanto.

Día 2

Visitar el Museo de Historia Natural puede ser una buena opción para empezar el segundo día de viaje por Nueva York. Los fines de semana suele estar abarrotado, por eso es recomendable ir entre semana y a primera hora. Pero, como no abre sus puertas hasta las 10 de la mañana, si habéis madrugado, antes de acceder, podéis aprovechar para dar un paseo por Central Park y rendir homenaje a John Lennon en el jardín Strawberry Fields y sentiros dentro de una película paseando por los pasajes arqueados de la Bethesda Terrace, coronada por la fuente de Bethesda.

Pasead por el exclusivo barrio del Upper West Side. En la calle Central Park West hay algunos de los edificios más “pijos” de la ciudad. Entre ellos está el Dakota (esquina noroeste de la 72nd St), donde vivió John Lennon.

La tarde/noche podéis destinarla a pasear de nuevo por la 5th Avenue, esta vez en dirección sur, para ir hasta la zona del Flatiron Building, y, finalmente, tomar el metro que os lleve hasta el conocido Brooklyn Bridge para recorrerlo hasta llegar al barrio que lleva su nombre. Es muy recomendable sentarse un rato en Brooklyn Bridge Park para ver cómo se pone el sol detrás de los rascacielos de Manhattan.

Día 3

Començad la mañana paseando por el llamado barrio de Midtown East. Podéis comenzar el recorrido por el extremo superior de Fifth Avenue (n. 50-59), donde está el Rockefeller Center, visitar la catedral de St Patrick, la catedral católica más grande de Estados Unidos, y seguir el recorrido hacia Grand Central Terminal (la estación central), el Chrysler Building y, si queréis llegar hasta el extremo este de la isla, os toparéis con las oficinas de las Naciones Unidas (ONU).

Una de las nuevas zonas de moda de Nueva York es la High Line, un espacio verde ubicado sobre unas antiguas vías elevadas de tren. Podéis pasear por ahí hasta llegar a Chelsea Market.

Por la noche, cuando esté a punto de ponerse el sol, subid hasta el piso 70 del Top of the Rock, una de las mejores terrazas de la ciudad desde donde contemplar el Empire State Building y todo el resto de rascacielos. Es muy recomendable subir a un mirador de día y al otro de noche o cuando esté oscureciendo para ver cómo, poco a poco, la enorme ciudad se ilumina.

Día 4

El cuarto día de visita a la ciudad os recomendamos que lo dediquéis casi en exclusiva a conocer el Lower Manhattan o Downton y si puede ser un día entre semana mucho mejor. Estamos hablando del distrito financiero, donde se concentran buena parte de los ejecutivos y, de esta manera, podréis ver el barrio en plena ebullición. Si preferís visitarlo con tranquilidad y pasear plácidamente, optad por ir un sábado o un domingo.

Para empezar el día podéis tomar el metro hasta la parada South Ferry. Allí deberá coger el ferry gratuito que va hasta Staten Island. Los neoyorquinos los usan para ir y volver del trabajo, mientras que los turistas lo usan para disfrutar de la fantástica panorámica del Downtown y de la Estatua de la Libertad.

A continuación, podéis caminar por la zona y recorrer Battery Park, Bowling Green, Federal Hall, Wall Street… y, finalmente, dirigiros hacia los Estanques reflectantes construidos en el lugar donde estaban las Torres Gemelas. Podéis aprovechar para subir hasta el piso 102 del One World Trade Center (sólo el ascenso con ascensor ya vale la pena) y, a continuación, y si os apetece (no es una visita muy agradable) acceder al National September 11 Memorial&Museum.

En caso de que no hayáis tenido suficiente y deseéis daros el capricho, desde uno de los embarcaderos del Downton es desde donde despegan los helicópteros que sobrevuelan el río para contemplar la ciudad desde las alturas. No es una experiencia barata, pero si hace un buen día y os apetece, quedaréis encantados. Y si lo que os gustan son las compras a buen precio en la zona están los grandes almacenes Century 21. En sus estantes hay piezas defectuosas o de colecciones pasadas de grandes diseñadores con descuentos de hasta el 70%. No todo son gangas y maravillas, pero si se busca bien obtendréis recompensa (nosotros salimos bastante cargados …).

Día 5

El viaje a Nueva York comienza a llegar a su punto final y todavía queda por visitar uno de los mejores museos de la ciudad: el Metropolitan Museum of Art (MET). Su colección permanente está integrada por más de 2 millones de piezas, desde templos egipcios hasta pintura americana. El museo está ubicado en la llamada Museum Mille del distrito del Upper East Side, uno de los barrios más ricos de la ciudad.

Unas calles más al norte está el Guggenheim Museum y Madison Ave, donde hay algunas de las tiendas más exclusivas y extravagantes del país. También es una zona llena de cafeterías y restaurantes opulentos.

Una vez finalizada la ruta de museos, os recomendamos pasear por la zona del Soho, donde hay una especie de pequeñas “repúblicas” conocidas en todo el mundo como son Little Italy y Chinatown. A excepción de las calles Broadway y Canal St, los edificios bajos dan a las calles un ambiente más de pueblo. Al SoHo hay calles adoquinadas con lofts y tiendas exclusivas; en Nolita edificios de apartamentos del siglo XIX y boutiques únicas y en Chinatown la sensación es que todo vale.

Hasta aquí llega nuestra propuesta de recorrido de cinco días por Nueva York, una de las ciudades más grandes y concurridas del mundo. No es una ruta que contemple mucho descanso, pero es que Nueva York, a menos que os instaléis durante una buena temporada, necesita muchos kilómetros a pie para poder embriagarse de su espíritu y no irse de la ciudad con la sensación que os ha quedado mucho por hacer. Sin embargo, esa sensación la tendréis, así que, si os ha gustado, ¡ya podéis empezar a ahorrar para la próxima escapada a la ciudad que nunca duerme!

¿Habéis estado en Nueva York? ¿Creéis que nos hemos dejado algo imprescindible para hacer en una primera visita a la ciudad?
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0

Nascuda a Tarragona, sóc periodista per vocació. M'agraden els castells i les cireres i m'apassionen els viatges i la fotografia. En una altra vida vull ser viatgera a temps complet // Nacida en Tarragona, soy periodista por vocación. Me gustan los castells y las cerezas y me apasionan los viajes y la fotografía. En otra vida quiero ser viajera a tiempo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies